Google, Facebook, Amazon…y ahora también Pinterest: todos a por el negocio de los medios

Leo en la cuenta de Twitter del periodista de la información.com Jesús Martínez que Pinterest está reclutando al equipo que se encargará de competir en el mercado de la publicidad online en España.

No soy usuario de esta red y tampoco me he parado a valorar su importancia en el ecosistema de las noticias (si es que la tiene), pero si tiene 250 millones de usuarios activos en el mundo y se decide por entrar a competir en el mercado español, entonces es que estamos ante una jugada, por muy previsible que fuera, muy importante para todos, también para los medios de comunicación.

Se trata de otro competidor duro para un mercado que sigue siendo el mismo. Y eso obliga a seguir repensando cuál tiene que ser el papel de la publicidad en el modelo de negocio de los medios de comunicación.

Desde esta última perspectiva, la situación se agrava: Ya no se trata tan sólo de que Google y Facebook se estén quedando con la parte más sustancial de este negocio, hundiendo las expectativas de ingresos de los medios cuyos modelos siguen pivotando casi en exclusiva en torno a la publicidad. Ahora, lo que se advierte es que el resto de los grandes depredadores del ecosistema digital (Apple, Amazon, ahora Pinterest…) también quieren disputarse una parte del negocio. Y, en este escenario, las dificultades para que los medios puedan competir con estos gigantes de la distribución de contenidos aumentan de forma exponencial.

Los medios de comunicación no tienen que agitar bandera blanca alguna y darse por vencidos, pero sería suicida por su parte no contemplar la irrupción de estos nuevos actores a la hora de analizar cuáles tienen que ser sus estrategias de trabajo a medio y largo plazo, que deben pasar por acabar con la hiperdependencia de su tráfico (mirad lo que le está pasando a los medios virales que vivían básicamente, de comprar tráfico en Facebook).

Cuando se habla de la necesidad de que diversifiquen sus vías de ingresos y que generen una comunidad alrededor suya capaz de comprometerse con sus marcas, en realidad a lo que estamos refiriéndonos es a la necesidad de replantearse los modelos de negocios de los medios para evitar una competencia cuerpo a cuerpo con estos elefantes digitales en la que las empresas periodísticas tendrían todas las de perder.

Contra éstos no cabe ni este tipo de competencia ni la mencionada hiperdependencia sino, a lo sumo, una suerte de cohabitación en la que ambos vayan en caminos paralelos y se junten sólo cuando la transacción es beneficiosa para ambos…si eso es posible. No tardaremos en comprobarlo.