¿Pueden Google, Facebook y Whatsapp quitar y poner presidentes en unas elecciones

Los medios de comunicación ya no son la plaza pública donde se conversa sobre los asuntos que nos conciernen a todos. Esa plaza está ahora en Facebook, en Twitter, en Instagram, en Google y en el whatsapp. Y eso tiene sus ventajas, pero también presenta aspectos muy peligrosos. Y no solo para sus usuarios. La nueva plaza tiene esquinas muy poco recomendables. Y estamos empezando a darnos cuenta ahora.

El cambio afecta a la naturaleza democrática de las sociedades desde el mismo momento en que este universo orwelliano de redes sociales, canales de mensajería y motores de búsqueda no está poniendo el celo necesario a la hora de luchar contra las toneladas de informaciones falsas y tendenciosas que se vierten en estas plataformas sin apenas control.

La Unión Europea es consciente y formula ya amenazas más o menos veladas a Facebook, Google y Twitter que ya veremos en qué acaban.

Venimos de un año en el que, por ejemplo, Zuckerberg ha tenido que declarar en el Congreso de los Estados Unidos y ante el Parlamento Europeo por el escándalo de Cambridge Analítica. Pero, como ya hemos dicho por aquí, pese a todo, Facebook sigue creciendo y ganando más y más dinero. Los usuarios no castigan a la red social por su comportamiento poco ético. Y al resto, tampoco.

Y entretanto, un número cada vez mayor de ciudadanos termina informado sólo a través de lo que le llega a través de sus grupos de whatsapp. Sin filtro alguno, pero con la prescripción más directa.

En este mismo blog he señalado en otras ocasiones que este nuevo escenario de vertidos tóxicos continuos beneficia a las marcas periodísticas, que se convierten en un valor refugio frente a tanta inmundicia virtual. Los ciudadanos buscan referencias de las que fiarse. Y ahí hay oportunidad para los medios de comunicación tradicionales.

Pero seríamos ilusos si pensásemos que esto es simplemente un asunto en el que se dirime qué hacer ante la proliferación de noticias falsas y cómo afecta al ecosistema tradicional político y mediático, si hay que imponer tal o cual multa a una red social o si deberíamos de exigirles más a los nuevos amos de la red.

El tránsito a la democracia emocional

Esto afecta ya a uno de los elementos más esenciales de nuestras sociedades democráticas, las elecciones, y condiciona por completo un debate público que cada día que pasa es menos racional y más emocional.

¿Cómo garantizamos que Google, Facebook o cualquier otra plataforma o buscador no sea utilizado para campañas masivas de distribución de bulos y de infamias? ¿Qué hacemos para que nuestros grupos de whatsapp no se llenen de montajes ofensivos tan fraudulentos como efectivos? ¿Puede el uso estratégico de una red social hacer que un candidato gane o pierda unas elecciones?

Esto ya lo hemos vivido y ha influido, por poner tres ejemplos ya conocidos, en las victorias de Trump en Estados Unidos, de Bolsonaro en Brasil o de los partidarios del Brexit en Gran Bretaña. Lo que circula por estos canales pone y quita presidentes. Por eso, de cómo respondan ahora nuestras instituciones puede depender la salud futura de nuestras democracias. Palabras mayores.

El lenguaje perezoso y simplón de la política

Os recomiendo la lectura de un artículo que firma Rodrigo Terrasa en el diario El Mundo en el que da cuenta de un estudio en el que se analiza cómo se ha simplificado el lenguaje que utilizan los políticos para transmitir sus mensajes a los ciudadanos.

El artículo viene encabezado por un titular provocativo que cumple con su función de llamar la atención sin dejar de alinearse con lo que se cuenta en el cuerpo de la información (Por qué los políticos te hablan como si fueras idiota).

La discusión es inevitable. ¿De verdad que los políticos nos tratan como a idiotas? Y en ese caso, ¿de quién es la culpa? ¿de los políticos y de quienes les escriben sus discursos e intervenciones? ¿de los medios de comunicación que no desmontan el parloteo simplón de nuestros dirigentes públicos? ¿o de los ciudadanos, a quienes cada vez más hay que enviarles mensajes más y más sencillos y telegráficos para que no pierdan su atención menguante?

¿Política para idiotas?

Una posible respuesta para la primera pregunta: no, los políticos no tratan como idiotas a sus conciudadanos, pero sí que son conscientes de que en esta era compulsiva donde los mensajes se transmiten en tiempo real, es fundamental que éstos puedan encapsularse en píldoras de no más de 280 caracteres o en declaraciones de 20/30 segundos que puedan entrar en los informativos de las cadenas de televisión y de radio.

Esta caza ansiosa por la atención de los ciudadanos obliga a una simplificación de los mensajes que no es mala por sí misma. Si se quiere llegar a públicos generalistas, es esencial que los mensajes lleguen en una prosa simple, limpia y clara que permita comprenderlos de una forma llana y sencilla. Y eso implica saber simplificar los mensajes para atraer la atención sobre las ideas fuerza que se quieren trasladar. No le veo nada malo a esta práctica: los ciudadanos se merecen unos políticos que les hablen de una manera comprensible, no con un lenguaje manierista y engolado que suele ser tan vacío como ridiculo.

Lo que ocurre es que en demasiadas ocasiones se confunde la simplificación de los mensajes con la infantilización de las ideas, con el consiguiente deterioro de la calidad del debate público.

No es lo mismo un intercambio de ideas claras y simples que juegan en el campo de lo racional que una confrontación de eslóganes y frases huecas que apelan a las emociones con visiones gruesas y sin matices de la realidad: los míos siempre son los buenos y los otros siempre siempre son los malos.

¿Y qué pasa ahora para que hablemos de esto?

Pues que el terreno de juego en el que nos movemos en el debate público, sobre todo con la irrupción de nuevos canales y soportes, propicia que haya más confrontaciones simplistas y gruesas que debates donde se busque un lenguaje simple y claro.

Y en eso, la responsabilidad, en mayor o menor medida, debería ser compartida por casi todos.

La mayor de éstas recae en la escena política, donde las ideas han sido sustituidas en el día a día comunicativo por los eslóganes; pero también se sitúa en el ámbito de los medios de comunicación, que contribuyen en demasiadas ocasiones de manera perezosa a la difusión masiva de estos mensajes de usar y tirar, y en los ciudadanos, que son muy críticos con sus representantes públicos pese a que comparten con ellos, en especial en las redes sociales, su misma propensión a los juicios sumarísimos y las descalificaciones simplonas.

P.D. Os paso otro artículo al respecto que también aporta información sobre este particular:

Ciudadanos en busca de un periodismo que les sirva

Leo el siguiente titular en el siempre recomendable boletín semanal de noticias de periodismo de la Fundación Luca de Tena: “Un estudio de Reuters concluye que los lectores eligen las noticias por la relevancia que tienen en sus vidas”. Puede ser una obviedad, pero conviene recalcar la importancia de esta conclusión de los expertos de Reuters. En pleno éxtasis del click desaforado, de la compra ansiosa de tráfico en el mercado de las redes sociales y de los titulares frivolones a la caza del SEO, resulta que los lectores se detienen en aquellas informaciones que pueden ser importantes para sus vidas. Vaya, a ver si es que el periodismo debe responder a una necesidad real de sus usuarios…

Pudiera ser que quienes hayan respondido a las preguntas de Reuters sean como esos ciudadanos que declaran ser adictos a los documentales culturales de las televisiones públicas cuando en realidad son consumidores compulsivos de programas de telerrealidad (algo de eso puede haber si se echa un vistazo a los titulares más impactantes que aparecen con frecuencia en las listas de los más leídos de la web), pero aceptemos que dicen la verdad y asumamos que los lectores buscan en las noticias aquello que es importante para sus vidas.

¿Qué nos dice eso? Pues algo tan sencillo como que la mejor manera para que los medios de comunicación tengan éxito no reside en buscar el click por el click sino en centrarse en hacer un producto que les sirva a sus lectores. Y eso tiene un nombre: periodismo de servicios, que no es sólo contar cómo está el tráfico a primera hora de la mañana o si lloverá por la tarde, sino contar historias que ayuden a los lectores a comprender el mundo y a tener una opinión rigurosa y alejada de las estridencias partidistas sobre los asuntos que están en el debate público de las comunidades en las que viven.

Sólo así, desde esa concepción de los medios como prestadores de un servicio, lograrán ser útiles y, por tanto, imprescindibles en la dieta informativa de los ciudadanos a quienes se dirigen.

El Post y la nostalgia por un periodismo…que no ha desaparecido

No he visto aún Los archivos del Pentágono (The Post, en su versión original), la película de Spielberg sobre el Washington Post, pero sí he leído algunos comentarios de periodistas en los que se percibe la añoranza de épocas pasadas e idealizadas que se contraponen con el periodo actual, supuestamente marcado por la derrota del periodismo ante no sé cuántas fuerzas del mal.

Sobre la película y los hechos que narra, poco puedo decir más allá de recomendar la lectura de un par de libros imprescindibles para quienes amamos este oficio: La vida de un periodista, de Ben Bradlee, y Una historia personal, la autobiografía de la editora del Post Katharine Graham. Es difícil leerlos y no terminar queriendo dedicarse al periodismo. Vaya lecciones de honestidad y de compromiso con un oficio tan adictivo como el nuestro.

141021205854-09-ben-bradlee-restricted-horizontal-large-gallery
Katharine Graham, la mítica editora del The Washington Post, y quien fuera también director del periódico durante la cobertura del caso de los papeles del Pentágono, Ben Bradlee.

Pero sí que me parece que hay que hacer algunas puntualizaciones sobre el presunto apocalipsis mediático que estamos soportando para no dejarnos llevar por el trazo grueso y el tremendismo.

 https://t.co/w1xFoz3BpW

Como punto de partida, no les quito razón a quienes piensan que el periodismo vive inmerso en un agujero negro. El cambio en los hábitos de consumo de la información propiciado por el nuevo entorno digital ha devastado el engranaje industrial en el que nos hemos movido los periodistas desde poco después de que Gutenberg inventara la imprenta. Y eso se ha traducido en oleadas masivas de despidos, en la precarización del empleo y en un recorte de las expectativas laborales que son insoportables.

Si a tal paisaje le añadimos que la debilidad de la industria, y lo que eso ha generado en la proliferación de prácticas muy poco profesionales (y no sólo hablo de las noticias falsas), se ha llevado también por delante el prestigio social del periodista, pues poco más se puede comentar.

No os dejéis llevar por el pesimismo

Pero creo que nos equivocamos si analizamos esta situación dejándonos llevar por la melancolía, el escepticismo o la desazón. Seguramente no sea mejor momento para motivar a quienes quieran ser periodistas, pero eso no significa que sea un mal momento para hacer periodismo.

Salvo que nos queramos poner catastróficos, todos los días podemos ver, leer y escuchar buenos ejemplos de periodismo en los medios de comunicación tradicionales y en los que han nacido en el nuevo entorno, Hay mucha más basura que antes, pero si se sabe buscar, también hay muchísimas más posibilidades de encontrar buenas piezas periodísticas. Todo se multiplica de forma exponencial. Basta con disponer de una buena conexión a internet. 

En ese sentido, no me gustaría que nos quedáramos con la idea de que el periodismo que se ve en la película sea ya una parte de la historia que jamás volverá. Por muy mal que esté todo (y lo está), el periodismo no es un oficio en vías de extinción, sino en vías de transformación, que es muy distinto.

Lo que toca es comprometerse

Por eso, lo que más me interesa es el debate que puede generar esta película en torno a la función social del periodismo como contrapeso de los poderes políticos, económicos y sociales y a la necesidad de que los ciudadanos tomen conciencia de que, si quieren sociedades democráticas fuertes, con instituciones sólidas, también necesitan comprometerse sin postureo alguno con los medios de comunicación de esa sociedad. 

Y eso, reitero, implica no quedarse anclado en el discurso de decir que todos los periodistas somos unos malvados y unos vendidos o limitarse a solidarizarse con quienes  pierden sus puestos de trabajo, sino que nos debería llevar a un paso más, a algo en realidad tan sencillo como reconocer que si queremos medios fuertes, tendremos que pagar por ellos. 

En eso nos puede ayudar una película así, en recordarle una vez más al gran público que el periodismo, el buen periodismo, sólo puede sobrevivir, ahora que la publicidad se hunde, si hay alguien que lo paga y ese alguien no esconde intenciones que tiene muy poco que ver con el derecho a una infomación veraz y honesta.

Toca mojarse como ciudadanos. Y si no, entonces sí que podrá decirse que corren tiempos peores para los periodistas…y también para el periodismo.

P.D. (I). Merece muchísimo la pena leer este artículo del periodista Vicente Lozano, a quien la película le ha permitido recordar la importancia de tener empresas periodísticas fuertes si se quiere hacer el mejor periodismo. Muy interesante.

https://platform.twitter.com/widgets.js

Y P.D. (II) Decía al principio de este artículo que todavía no había visto la película. Bueno, tal vez lo haga, pero reconozco que, pese a mi afición peliculera, apenas piso ya las salas de cine. Ahora lo consumo en casa a través de una plataforma de contenidos a la que pago una cantidad asequible y que me permite disfrutar de una cartelera amplísima en la pantalla de nuestra televisión familiar con el resultado de que ahora veo más películas que antes. 

Algo que nos está pasando a casi todos con las películas y las series y que también puede valer para el periodismo. ¿O no nos hemos dado cuenta de que a, pesar de nuestra fuga de los quioscos, hoy en día se consume muchísimo más periodismo que cuando nuestra oferta de contenidos era tan escasa? Todo cambia. Y ante el cambio, no cabe otra que adaptarse para sobrevivir. Y eso vale para cualquier sector. Por supuesto, también para el periodismo.

Si quieres una prensa fuerte, comprométete

Unas cuantas certezas entre tanta incertidumbre. El modelo tradicional de negocio del periodismo está roto. Los lectores se mudan a las redes sociales y encuentran en los motores de búsqueda las noticias que les faltan. La publicidad va tras ellos y abandona a los medios a su suerte. Y tanto los lectores que se quedan en los soportes tradicionales como aquellos que sólo picotean aquello que encuentran en sus muros se abonan a la gratuidad: ¿para qué entonces pagar si casi todo lo que queremos lo tenemos gratis y al instante?

Exploramos y exploramos en busca de nuevas vías de ingresos para sostener el negocio del periodismo, pero los resultados son los que son. A día de hoy, esto de vivir del periodismo se está haciendo más y más difícil y nos está costando encontrar el santo grial de los beneficios mucho más de lo que nos podíamos imaginar hasta los más optimistas.

Sabíamos que iba a haber muchos fracasos a la hora de encontrar un modelo que dé beneficios para sostener una empresa periodística. Pero seguramente no nos esperábamos que fueran tantos y tan variados. Hay casos de éxito, que siempre son aquellos que han sabido entender los nuevos lenguajes de entender y los nuevos modos de distribuir y consumir las noticias. Pero no son tantos como esperábamos y, como cualquier otra organización periodística, también se ven amenazados por el huracán nivel cinco de Facebook y Google. 

Nadie está libre de ser arrasado por las grandes plataformas. Ya sea grande, mediano o pequeño. Nacional, internacional, regional o local. De izquierdas o de derechas. Del Madrid o del Barça. Sólo aguantan los más flexibles. Y, a veces, ya hemos visto que ni eso. 

¿Qué pasará entonces cuando, como parece, se seque dramáticamente el caladero tradicional de los medios de la publicidad?

https://platform.twitter.com/widgets.js

Como no estoy dispuesto a apuntarme a los vaticinios apocalípticos, os aventuro que, más allá de la caída y reconversión de algunas grandes organizaciones, seguro que también saldrán nuevos medios capaces de equilibrar ingresos y gastos mientras hacen periodismo.

Pero lo que ya no tengo tan claro es que esos medios tengan el músculo financiero y editorial necesario para convertirlos en actores capaces de ejercer su papel de contrapoder de los poderes polítios, económicos y sociales y, en segundo lugar, capaces de hacer de contrapeso de quienes hacen de la desinformación y de la propaganda más torticera un medio para el logro de sus objetivos y, en el caso de las informaciones falsas, hasta un medio de vida y un modelo de negocio exitoso.

Los medios han sido en la era moderna un contrapoder, un rasgo de modernidad. Pero nadie nos garantiza que puedan seguir siéndolo a medio y largo plazo. Y si eso ocurre, el problema no será de esos medios de comunicación sino de la sociedad en general, pues perderá la posibilidad de fiscalizar a sus poderes públicos (y privados) y verá cómo se empobrece el nivel de su debate público. 

Y no hablo de un futuro a largo plazo sino del presente. Mirad, por ejemplo, en aquellos lugares donde los medios son débiles o directamente han desaparecido y no han sido reemplazados por oros. Hablo de pequeñas localidades, comarcas, provincias o regiones donde ya no hay periódicos y apenas queda alguna emisora de radio o televisión que se hace literalmente entre tres o cuatro entusiastas.

Allí, quien quiera criticar o rebatir una decisión política, puede hacerlo si le apetece en una cuenta de Facebook o de Twitter, pero ahí termina la posibilidad de controlar a quien manda. No hay medios que fiscalicen a quien manda y, en consecuencia, los controles se resquebrajan.

No voy a decir ahora eso tan pomposo de que sin periodismo no hay democracia, pero tened claro que una sociedad con medios débiles tiene más papeletas para dejarse llevar por los totalitarismos, los populismos y por las corruptelas que una que cuente con organizaciones periodísticas sólidas y creíbles.Y, por desgracia, nadie nos garantiza que no estemos más cerca de lo primero que de lo segundo.

Así que no lo olvidemos. Los periodistas somos los primeros interesados en buscar salidas para esta crisis, pero lo de mantener un buen ecosistema de la información no es un problema que sólo nos concierna a los periodistas, sino que corresponde a la gran mayoría de los ciudadanos.

Esto no va de salvar a unos cuantos periódicos de la quiebra, esto va de que una democracia necesita de unos medios fuertes para seguir siendo eso, una democracia. Y eso no puede ser sólo tarea de unos cuantos. Así que ya sabéis, si queréis una prensa fuerte, toca comprometerse de alguna manera. Es lo que hay.