Más algoritmos no significa menos emociones


24/11/2022


Como tantos, cuido mi imagen en las redes porque sé que es una herramienta que me permite tanto aportar valor como recibirlo. Si se maneja mal, es una pesadilla que te consume muchas horas y te da disgustos y preocupaciones. Pero si se sabe gestionar, no conozco otra que pueda batirla. Bueno, sí, hay una que sigue siendo más importante que cualquier balcón digital: la comunicación presencial. O como diría un fino: interpersonal.

De tanto transformarnos y adaptarnos a los nuevos mundos que nos prometen inmersiones mágicas, parece que se nos ha olvidado que no hay mejor manera de relacionarse que hacerlo mirándose a la cara y hablándoles a las personas sin una pantalla de por medio. O como diría el mismo fino de antes: haciendo networking, intercambiando tarjetas de visita, interesándote por alguien al que estás viendo delante tuya…

En plena explosión del ‘Meta…lo que toque’, ya va siendo hora de que recordemos que no hay algoritmo capaz de batir a una buena conversación, una charla o una reunión presencial. Las emociones siguen siendo el nutriente que nos mueve.

Lo on line es básico, pero lo off line lo es todavía más. Entre otras razones, porque, aunque a algunos iluminados se les haya olvidado, somos personas y no robots o altavoces inteligentes. Y no nos movemos por algoritmos sino por emociones. Al menos, de momento.



Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.