Por qué las emociones lo son casi todo en la comunicación


08/09/2021


No dejéis de leer este artículo en la página Ex-ante en el que se resume una conferencia impartida por Antonio Gutiérrez Rubí sobre la importancia de las emociones y de la repetición de los mensajes en la construcción de los discursos y las estrategias electorales. Todo un tratado de comunicación política que se puede aplicar también para las empresas, las instituciones y casi que cualquier organización que quiera o deba tener una presencia en la esfera pública.

Un par de ideas que merecen una reflexión:

👉 Sobre unas elecciones. Gana quien gana la narración íntima y pública del elector/a. Encontrar la arquitectura de palabras que permita expresar y conectar con sus emociones, sus intereses y sus ideas, con un grupo escogido de conceptos y de figuras simbólicas asociadas. Y repetir, repetir, repetir. No se trata de decir siempre lo mismo (la misma idea), que es diferente.

👉 Y esta cita de Drew Westen: el cerebro político es un cerebro emocional. No es una máquina de cálculo desapasionada, buscando objetivamente los hechos, las cifras y las políticas correctas para tomar una decisión razonada. Los sentimientos son anteriores a los pensamientos en nuestro desarrollo evolutivo y ocupan más espacio cerebral. El arte de la persuasión está creando, solidificando y activando redes que crean principalmente sentimientos positivos hacia nuestro candidato o partido». Vemos entonces cómo emoción, y no argumento, se convierten en la clave del éxito.

Las emociones lo son casi todo. En plena era del Big Data en la que todo se mide y se monitoriza para una mejor toma de las decisiones, los ciudadanos seguimos comportándonos como lo que somos: seres humanos que nos manejamos en función de lo que sentimos, de nuestras percepciones y de nuestras intuiciones. Nuestros algoritmos están en el corazón y en las vísceras. Esto vale para la comunicación política y para cualquier otra. Y por eso es tan imprescindible que las estrategias que se desarrollen y ejecuten apelen a las emociones y sentimientos, a aquello que nos interpela porque lo sentimos como propio. No somos neveras, sino personas. Que se note en lo que hacemos.



Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.