La desinformación es un negocio (y de los buenos)


30/07/2021


La desinformación es un nicho de negocio. Y muy lucrativo. Si tu nivel ético está en el subsuelo, es una excelente oportunidad de ganar dinero trabajando a sueldo como creador y distribuidor de bulos. En este análisis de The New York Times lo explican muy bien. Y asusta. El incentivo de ganar dinero con la desinformación está a la misma altura del terrible daño que causa en nuestras sociedades. Nunca hemos tenido tanta información, pero también nunca hemos tenido tantas facilidades para manipular a la opinión pública con herramientas tan poderosas como fáciles de adquirir y de manejar. Y hay incentivos para trabajar en esta vía: políticos, empresariales y de casi cualquier otro tipo. El desafío va más allá del daño reputacional que puedan sufrir las víctimas de estas prácticas cancerosas, Afecta al corazón de las democracias y de nuestra manera de entender la vida y es capaz de reventarlos. No me gustan las exageraciones, pero creo que aquí nos estamos jugando muchísimo. Como dije en otra entrada de este blog, estamos en un estado de emergencia mediática. Si no tomamos medidas, el cambio climático de la información también nos reventará.



Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.