Tal vez el problema no sea Twitter sino nosotros mismos

Por nuestra naturaleza, los periodistas somos proclives a engancharnos de la peor de las maneras a una red que nos proporciona titulares sin fin.